El Aprendiz, versión bebé.

Estándar

La maternidad puede convertirnos en seres muy cariñosos, violentos, sobreprotectores, preocupados o llorones según sea el caso. Ya me habían adelantado que nada peor que una mamá herida cuando “se meten” con su bebé, pero vivirlo lo hace más intenso que cualquier historia que nos hayan contado.

Llegó el miércoles y con el esperado día la cita a las 9 am para el taller de estimulación para bebés, una ocasión siempre agradable para encontrarse con las mamás del grupo y celebrar entre juegos los cambios de cada bebé, quienes entre sonrientes, juguetones, gritones y dormilones comparten cada semana tacos, muñecos y los ejercicios que Loly y Marisa se esmeran en enseñarles. Pero este miércoles tocaba la visita de una tercera sicopedagoga, que de vez en cuando nos visita para evaluar a los bebés y sus destrezas de acuerdo a su etapa de crecimiento. Esta vez, casi emulando a cualquier niñera inglesa, fue implacable, y dado a que solo había dos bebés casi de la misma edad, se dedico desde el primer momento a decirme todo lo que Santiago no hacía: no gatea, no se voltea rapidamente, no coloca las manos cuando lo lanzo hacia adelante…. Hasta ese momento me empezaba a parecer un poco incómodo (aunque nada para alarmarse), sobretodo la comparación entre Santiago y la segunda bebé en el salón, que sí cumplía con todas los logros que según su librito, deberían ejecutar todos los bebés de esa edad.

Recordé a mi reciente terapeuta, quien al comentarle en una oportunidad que en el Taller me sugirieron ciertos ejercicios de estimulación para motivar a Santiago a voltearse,  sentarse o simplemente activarse, le restó importancia a las recomendaciones y me advirtió: “aprende a observar a tu bebé, a conocerlo y sobretodo a respetarlo. No lo presiones, dale espacio a su ritmo, porque lo único que puedo observar de tu bebé es que es un niño plácido, y de la placidez se puede aprender mucho, no todo el mundo tiene que ser activo, estresado o precoz”. Me pareció tan revelador el comentario, que lo expuse a su favor el miércoles en cuestión, y dije sonriendo: “es que Santiago es un niño plácido”, a lo que esta persona respondió: “no, él no es un niño plácido, es un flojo”. En este momento el autocontrol que había internalizado durante bastantes años de terapia, comenzaba a desdibujarse ¿Será que estoy sensible o que esta señora está siendo un poco agresiva con sus comentarios? He de aclarar, que todo lo que decía era público, de hecho, ella no hacía ni el más mínimo esfuerzo por bajar la voz. Seguía la sesión escrutadora, y yo no reaccionaba, solo me preguntaba si lo que estaba sintiendo era justo (ganas de llorar y de abrazar a Santiago, dormirlo, mejor, porque lloriqueaba de puro cansancio), o debía restarle importancia; quizá era mejor escuchar lo que tenía que decir, en cualquier caso, pensaba, lo hacía con buena intención.

Al final, Santiago huyó por la derecha, de tanta presión por medir y estandarizar sus aptitudes en sus 7 meses, se durmió en mis brazos durante la última parte del taller, mientra yo pensaba en todo lo que estaba pasando, y seguía preguntandome si tenía razón en tener que aguantar las ganas de llorar y querer salir corriendo de allí. Al despedirse, la profesional invitada puso la guinda, comentando a Loly el diagnóstico de Santiago sin reservarse ninguna palabra: hipotónico… Reflejo xxxx … Su músculo xxx… Su tono de voz aumentaba cuando volteé a mirarla, momento que supongo esperaba para voltear y decirme: “lo digo duro para escuches y te preocupes, porque él no es un niño plácido, plácido es ese bebé que está allí (refiriéndose a un hermoso bebé de 4 meses que descansaba en los brazos de su mamá)…” Luego mis oídos se cerraron y solo escuchaba un bla bla bla, sin sentido; mi capacidad de asombro me había bloqueado los sentidos y me paralizó por un instante tanta falta de tacto y de profesionalismo.

Por primera vez, ese taller tan celebrado, se había tornado en competencia, en una especie de Survivor o El Aprendiz en su versión bebé, todo indicaba que el niño que no se amoldaba al patrón, debía ser puesto en un paredón, expuesto ante las miradas de mamás y bebés como un ser extraño, cuya placidez era considerada flojera, y su falta de disposición para cumplir con la lista de pruebas del día (sin importar si simplemente se trataba de un mal día, sueño o hambre), le traía como consecuencia una nota de aplazado en su boleta recién estrenada. Por primera vez me cuestioné seguirlo llevando a ese ring de competencia… Ni siquiera se trataba de negarme a una sugerencia de estar atento ante el retraso en las destrezas propias del desarrollo del bebé en esta etapa, sino la exposición ruda y pública de una profesional que ese día dejó colgado en su casa el tacto que debería caracterizar este rol que se supone debe tratar con mamás primerizas, sensibles y comprometidas con el bienestar de su bebé, siempre y cuando se sugiera con el cariño y la comprensión que cualquier mamá merece cuando le hablan de su bebé ¿No creen?

Anuncios

Acerca de Fabiola Aponte Silva/CofradíaMamá

Comunicadora social graduada en la UCAB, ejerciendo actualmente en ámbitos inimaginados. Gerente, emprendedora, asesora comunicacional. En su "tercer turno” descubrió información fascinante: el día a día de sus dos hijos, objeto principal de su investigación periodística y de su master en inteligencia emocional y creativa. Comenzó a escribir sus crónicas en https://cofradiamama.wordpress.com/. Twitter @cofradiamama

»

  1. Yo estoy de acuerdo con Elsa, y déjame decirte algo FABI sin que me quede nada por dentro, ya te lo decía en el CHAT!!! y creo que SOLO TU, TU ESPOSO y TU PEDIATRA saben del desarrollo y de la evolución de SANTIAGO, no ningún taller de estimulación, psicopedagoga, etcetcetcetcetc. Santiago es UN NIÑO tan bello y sano!!!! Ay como me gustaría que vinieras a mi Pediatra!!!!!!! cada niño es distinto, mi hermano nunca gateó y caminó a los 10 meses, y eramos totalemente distintos, yo fui hiperactiva desde un primer momento (al igual que lo es Victoria) pero caminé a los 14 meses, y Pedro José fue un niño como Santiago Plácido, comelón etc.-
    Yo de verdad que y disculpenme nuevamente, creo que uno solo debe fijarse en lo que diga el Pédiatra del niño!!!!, y es tan importante!!!!! y quien mejor que tú y Gerardo para darle estímulos a Santiago, más de lo que una persona o varias personas te podemos decir. Solo tu y Gerardo pueden conocer mejor a SANTIAGO. Ahora si lo vemos geneticamente, evalúa un poco a Gerardo y a tí, y preguntate la similitud de Santiago.
    No te vuelvas loca y me parece muy bien que te vuelvas sorda!!!!! es lo mejor que puedes hacer. Otra cosa los niños no están para competir, ay eso me hierve la sangre te lo juro!!!!! Tomate ese taller de estimulación como una diversión, para que los niños compartan, para conocer nuevas amigas, no para que pasen episodios como esos.
    BESOS

  2. Así es Elsa, menos mal que no todas son así, y la titulares del taller hacen un buen trabajo, con respeto y cariño, por eso sigo asistiendo (creo). Y es eso, uno asiste al taller sobretodo para pasar un buen rato, compartir con otras mamás y hacer relaciones con quienes comparten tu nuevo estilo de vida, no para competir con nadie ni tener que calarse escenas como esta, y esto no quiere decir que quiera desconocer una sugerencia profesional, para nada, estoy abierta a velar por el bienestar de Santiago, evaluarlo con un profesional o trabajar en su caso si así lo necesitara.

    ¿¿¿A los 9 meses??? Qué precoz, debe ser que querías ser independiente e ir a donde sea sin depender de que alguien te cargara para hacerlo, jejeje.

  3. Esta historia me recuerda un capítulo de ER cuando Abby lleva al bebé Joe Kovac a una clase de estimulación o parecido, y todas las mamás la empiezan a cuestionar a ella por la forma como carga al bebé o por cualquier cosa que hace. La Abby intentaba defenderse alegando que ella era médico, no jo, y que por Dios, sabía lo que hacía. No volvió más.
    En este mundo desde chiquitititos nos quieren imponer cosas, nos quieren encerrar y uniformar, ser diferente es un karma, es un peso enorme.. Además, siempre te encuentras con personas que dicen ser profesionales y realmente no lo son, son sólo personas envidiosas y malintencionadas. Sinceramente, no creo que si esta supuesta psicopedagoga tenía intención de ayudarte o decirte que algo anda mal con Santiago, lo hubiera hecho de la forma como lo hizo. Esa mujer lo que tenía era ganas de JODER y las plumas de la envidia y la exteriorización de quién sabe qué arrechera o frustración que lleva consigo, la llevaron a actuar de esa forma contigo y con Santiago.
    Tu pediatra, el médico, es quien tiene que decirte si el desarrollo de tu niño está dentro de los parámetros normales, además de eso, debes confiar en tu intuición como madre, tu instinto.
    Moraleja: no le pares bolas. Para ser feliz en este mundo, hay que ser antiparabólico. Sólo dar crédito a la gente que se lo merece y esa señora por su comportamiento tan poco profesional, es obvio que no merece que le des el más mínimo crédito.
    Grrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s