Foto candidata sin espectadores

Estándar

Hace algunas semanas recibí un correo de una amiga quien me comentaba del concurso La carita del mes del bebé, del canal de televisión por cable Discovery Home & Health, con ese chip del país de las misses, me pareció simpático enviar una foto de Santiago y mandar el texto, requisito para participar, del rito de dormir que le hacemos a Santiago. Lo mandé y listo. A los pocos días recibí la notificación por email de que Santiago había sido preseleccionado, ¡Buenísimo!, dije, pero había un detalle, debía enviar el documento de autorización con mi firma y “notariado” para que la organización pudiera usar la foto. Bueno, dije, vamos a intentarlo, y desde allí comenzó el drama.

Fuimos a la notaría, allí nos dijeron que teníamos que visar el par de páginas con un abogado, luego ir al tribunal de menores, donde nos darían un permiso, solo así podrían notariarlo. De mala gana me cuestioné si valía la pena lo que había hecho solo por diversión, pero bueno, como la peor diligencia es la que no se hace, procedimos a iniciar la ruta del permiso. Gracias a la familia, lo de visarlo con un abogado se resolvió con una visita a un primo y una buena conversa. Luego a los tribunales, pues de allí me mandaron a la Fiscalía, ¿La fiscalía? Mmmm, dudando fui, al final era mi mamá la que me daba fuerzas, empujándome literalmente para que siguiera caminando el par de cuadras que separa un organismo de otro, todo para seguir en esa carrera absurda por una autorización para que la foto de mi hijo saliera en la página web del concurso. En la Fiscalía me miraron de arriba abajo, y dos fiscales gritando entre oficinas, se preguntaron qué hacía yo allí buscando permiso, al final concluyeron que solo sus padres podrían dar una autorización para que un menor participara en cualquier evento. ¡Claro!, dije, es lógico. Pero no exagero al decir que aquí, son pocas cosas las lógicas, así que volví a la notaría dispuesta a terminar allí esta historia, hasta me atendió directamente la notario, uso el comodín de llamar a un amigo, y muy amablemente me dio el nombre de la persona que me atendería, nuevo en el tribunal, al mismo tiempo que me prometía que con ese último trámite me iban a notariar el pase a la fama de Santiago ¡Ja! Al otro día fui al tribunal, la abogado que me atendió se conmovió con el concurso, me preguntó la edad de Santiago, al tiempo que me mandó a un organismo de la Lopna, donde me darían el permiso. Salí como siempre, dispuesta a renunciar, ¡y a irme a trabajar!, de nuevo mi madre me motivó a seguir. Ya en este momento la diligencia personal se convirtió en un reportaje periodístico, una experiencia que me iba a decir qué tan fácil es hacer un trámite en un organismo público en Venezuela. Con la abuela de la potencial estrella nos sentamos a hacer cola de nuevo, entre madres con denunciar y otras que iban a pedir un permiso de viaje, nos relajamos un ratos mientras veíamos VTV, hasta que luego de casi una hora nos atiende un funcionario, quien escuchó atentamente la solitud: “un permiso para que la foto de un menor participe en un concurso”, dije con una sonrisa forzada, ¿Dónde vive el menor?, preguntó, con algo de recelo dije: “Cabudare”, el funcionario con cara de satisfacción de quien encontró la traba que siempre existe expresó: “Ahhhh, entonces deber ir a Cabudare”. Ya no había sonrisa forzada, solo unas ganas enormes de voltear su escritorio u castigar la ineficiencia, para dar “información veraz”, pero sobretodo esas ganas de “no resolver” que los caracteriza. Luego de un “gracias, por nada”, me despedí de ese hueco negro, con una buena historia, y sin ninguna autorización en la mano . Realmente no es que la nota sea muy original sino por lo cotidiana y por lo menos brinda información a otras víctimas de los trámites legales, por lo menos se evitan el peloteo y ya sabes que la Lopna es municipal y debe ir al sitio más cercano a su domicio, que la fiscalía no atiende esos casos y tampoco el tribunal del menor. Es una historia que pocos organizadores de un concurso fuera del país creerían, así que lo dejé así, pensando que ellos nunca se imaginaron que un trámite cotidiano, aquí se convierte fácilmente en una pesadilla.

Aquí les dejo la foto que concursó y quedó seleccionada aun cuando nadie lo supo, el premio de consolación, sobretodo para su abuela y su papá que se fajaron hasta el final para conseguir el papelito, es que aparezca en este blog, aun cuando no tenga mucho mérito la selección tomando en cuenta de que quien lo escribe sea su mamá, jajaja.

P.D: por cierto, como toda una paradoja, les cuento: mi amiga Elsa me mandó en estos días una foto de Santiago con su franela de la Vinotinto, que parece identificar a un foro sobre el equipo; por supuesto, no tengo ni idea de quién es la persona que ubicó la foto, quien gracias a Google, con apenas colocar Vinotinto o algo por el estilo, anda ya por ahí de su cuenta como imagen oficial. Me recordó que en este mundo globalizado y sobretodo por internet, ya pocas cosas nos pertenecen… Lo gracioso es que en este caso expuesto en el post, aun siendo una foto de mi propiedad, y de mi hijo, no bastó mi palabra, ni mi firma para que un tercero la usara, y seguro cualquier que la descubra en la red, una vez publicado este post, podrá usarla como mejor le parezca. Qué cosas, ¿no?

Anuncios

Acerca de Fabiola Aponte Silva/CofradíaMamá

Comunicadora social graduada en la UCAB, ejerciendo actualmente en ámbitos inimaginados. Gerente, emprendedora, asesora comunicacional. En su "tercer turno” descubrió información fascinante: el día a día de sus dos hijos, objeto principal de su investigación periodística y de su master en inteligencia emocional y creativa. Comenzó a escribir sus crónicas en https://cofradiamama.wordpress.com/. Twitter @cofradiamama

»

  1. Elsa, pues una de las cosas que más lamento es que escribí el ritual directo en la página sin respaldo, así que no tengo el original, pero en cualquier momento vuelvo a escribirlo.

    Carolina, si es por la abuela, bueno, ¡hasta la luna!

    Gracias a la tía Darcy, quien me consta en fan de las fotos de Santiago

  2. Muy bueno el cuento, escrito con mucho humor, hay que reírse para no llorar y así sobrevivir en este hermoso país.
    Santiago como siempre todo un modelo posando para las cámaras de sus papis que saben captar sus mejores momentos.
    Me gustaría leer el texto del ritual para dormir.
    Rugidos.

  3. bueno la verdad es que es frustante ……. no se si siempre han funcionado así las cosas, ……… lo bueno es que todos disfrutamos de las fotos que ustedes le sacan a Santiago…. besos.

  4. ja ja ja Fabiola como me he reido sobre todo en la parte de “…nos relajamos un ratos mientras veíamos VTV…” jajajaja Bueno, de todas formas Santiago ya es famoso y con esa abuela, seguro prontísimo lo veremos en otro concurso y hasta en TV!!!!

    Saludos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s