Cumpleaño de 4 horas y sus créditos

Estándar

Más allá del error estratégico de celebrar el mismo día el bautismo y el cumpleaño de Santiago, todo salió bien, solo que bastante rápido. Lo primero que tengo que decir para quien esté planificando el primer cumpleaño, porque supongo que con los demás ya se deben haber dado cuenta, es son apenas 4 horas (sino menos porque los invitados nunca llegan a tiempo), este es el tiempo que estipula la mayoría de las salas de fiesta.Durante la planificación del cumpleaño, en el que participó la familia entera, cada uno con una labor importante, nunca pensamos que el tiempo era corto para todo lo que queríamos hacer, cantar, bailar, comer… O no sé si fue una cuestión de percepción de quien quiere extender por más tiempo el producto de tanto esfuerzo. De cualquier forma todos quedamos satisfechos, sin exagerar y sin temor a ser cursi, fue tal cual como lo soñamos.Mi mamá, productora general del ambos eventos, cuidó cada detalle de la decoración y logística, los carritos llenos de caramelos, los adornos guindados en el techo (que luego se rifaron), las tapitas de la leche de los bebés fungiendo como servidor de las salsas, un chupetero de fantasía de inspiración propia, la catapultaron como única en estas lides, sobretodo porque lo montó todo en menos de dos horas. Mi mamá hizo el traje que lució Santiago en el bautizo junto con mi tía Mat, en dos días, una cosió y la otra bordó en punto cruz el mismo. María Elena, mi prima, fue crucial a la hora de desarrollar la ejecución de las tarjetas de invitación, idea de Vanesa, una amiga de la universidad. El padrino Daniel junto con Ingrid, su novia, durante cada fin de semana, armaron perinolas, ajustaron detalles de los cotillones y pare de contar. Mi papá revivió sus días de infancia haciendo muchos papagayos para la decoración del sitio, Bryshila, amiga del taller estimulación, importó desde el Tocuyo las acemitas y pan de leche para la mesa de comedera. María Fernanda, mi prima, hizo los dulces caseros, mi tía More me regaló la piñata de cinta y mi hermano y cuñada me obsequiaron la torta. Al ver el tamaño de la piñata mi hermano corrió a donde los chinos a comprar otros juguetes para llenar esa inmensidad y también cargó con los cachitos del desayuno del bautizo.

Karla Sellanes, amiga y artesana, quien hace ya casi dos años elaboró las tarjetas de mi boda, produjo la imagen de las franelas que lucimos Santiago y sus papás, así como los libritos de regalo y las tarjeticas del bautizo. Mi tía Matilde decoró las cajitas de madera del bautizo en una labor que casi le exige terapia para las manos y la vista. La madrina, María José, llegó directo a San Cristobal a hacer las trufas. El papá corrió con las compras de última hora, esas misma que sobraron por falta de tiempo.

Los invitados, familiares y amigos, nos honraron con su visita, faltaron poquísimos, y los que estuvieron disfrutaron un montó de la celebración, incluso participaron recordando viejos tiempos con Alibombo como música de fondo mientras disfrutaban de un concurso de perinolas. La piñata fue novedad con las cintas que desplazaron el palo y al final la torta con lo que ya sabíamos, un cumpleañero conmovido hasta las lágrimas con el Cumpleaño Feliz. El día después, de pies hinchados y espalda adolorida, aderezaron el momento emocionante  de abrir los regalos que los invitados generosos obsequiaron al cumpleañero. Para Santiago el papel de regalo y las cajas fue lo mejor de la pila de presentes. A la fecha, todavía seguimos comiendo dulce y recogiendo los jugueticos de la piñata por toda la casa que parecieran tener vida propia.

Santiago ya tiene un año…

Anuncios

Acerca de Fabiola Aponte Silva/CofradíaMamá

Comunicadora social graduada en la UCAB, ejerciendo actualmente en ámbitos inimaginados. Gerente, emprendedora, asesora comunicacional. En su "tercer turno” descubrió información fascinante: el día a día de sus dos hijos, objeto principal de su investigación periodística y de su master en inteligencia emocional y creativa. Comenzó a escribir sus crónicas en https://cofradiamama.wordpress.com/. Twitter @cofradiamama

»

  1. Santiago ya tiene un año, así es. Dios lo bendiga. Lo mejor de todo es que lo celebraron en familia, todo el mundo participó y se involucró y todos pasaron un día familiar estupendo.
    Abrazos y rugidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s