¿Se van a reír de mi?

Estándar

Sobreproteger a los hijos es una conducta muy criticada por libros, manuales, abuelas, etc; y es que, no hay duda, es una conducta que a la larga no le deja nada bueno a los niños. Creo que para para lidiar con esta tentación en la que caen muchos padres, es mandatorio comprender de dónde proviene este instinto sobreprotector, y en un episodio reciente me aproximé bastante a la realidad. Con Santiago aun no me ha tocado cerca, pero con mi sobrina, Estefanía, sí.

Ahora en una nueva onda del Ministerio de Educación, a los niños desde muy pequeñitos se les exigen tareas en otrora propias de años superiores. Mi sobrina tiene 3 años y asiste a una guardería, donde hace un par de semanas tuvo que preparar una exposición sobre “La Sabana Venezolana”, que cuando estaba practicando la llamaba “La Sábana”.  Llegó el día y la guardería estaba llena de papás orgullosos y niños en pleno estreno de esta faena, al llegar el turno de Estefanía, ella se negaba a exponer, no había manera de convencerla, y cuando mi hermano se acercó a hablarle, ella le preguntó: “¿se van a reír de mi?”. Cuando mi cuñada me lo contó el episodio con esta protagonista en miniatura ya con sus propios miedos y angustias de “hacerlo bien y conseguir la aprobación de todos”, me sentí muy conmovida, tenía ganas de llorar, y me entraron unas ganas enormes de abrazarla, consolarla y llevármela corriendo para evitarle este mal rato; menos mal que no estaba allí cuando eso sucedió. Lo cierto es que por eso que sentí, pude comprender por qué muchos padres tienden a sobreproteger a sus hijos; es tan fácil querer aislarlos de tristezas y frustraciones; es humano, es real, es un sentimiento que imagino que no cesa ni aun cuando los hijos nos igualen en estatura. Pero la vida no es así, y nos toca sacar fuerzas y retroceder las lágrimas. Así lo hicieron mi hermano y mi cuñada. Mi hermano es su afan por darle la seguridad que necesitaba en ese momento, se ofreció a acompañarla al podium de exposición, y allí estuvo con ella. Al final, papá y mamá emocionados la aplaudieron en el final feliz de esa tarea. Prueba superada. Estefanía lo hizo muy bien. Incluso dijo Sabana y no Sábana, y no olvidó la frase que cuando practicaba siempre omitía. Esta experiencia positiva al final de cuenta, le dio un espaldarazo a su corta vida, como antesala a un montón de experiencias por venir, siempre complejas, muchas veces frustrantes, alegres, emotivas y siempre moldeadoras de carácter y postura.

Ser padres es un trabajo de 24 horas al día que no termina nunca, un rol complejo que implica prepararse todos los días para ser mejor persona como única vía para poder acompañar a nuestros hijos en esta superautopista de la vida. Para no caer el la tentación de sobreprotegerlos nos toca manejar ese miedo caprichoso que muchas veces nos desvía por la via del llanto, la preocupación o reglas excesivas. Creo que no debemos perder el foco, nuestra responsabilidad es formalos sin meterlos en una cápsula de cristal. Debemos darles las herramientas para que tenga el valor de afrontar momentos difíciles como parte del riesgo que implica vivir sin que esto quiebre su integridad. Como me decía mi analista, el temor de un padre a que algo malo le suceda a sus hijos siempre estará allí, pero no podemos dejar que el miedo nos domine y nos impida darles el permiso para ir al cina,  a una fiesta, un viaje…. Para vivir, pues. Se dice fácil, pero no lo es. Deséenme suerte cuando tenga que vivirlo.

Anuncios

Acerca de Fabiola Aponte Silva/CofradíaMamá

Comunicadora social graduada en la UCAB, ejerciendo actualmente en ámbitos inimaginados. Gerente, emprendedora, asesora comunicacional. En su "tercer turno” descubrió información fascinante: el día a día de sus dos hijos, objeto principal de su investigación periodística y de su master en inteligencia emocional y creativa. Comenzó a escribir sus crónicas en https://cofradiamama.wordpress.com/. Twitter @cofradiamama

»

  1. Pues….que te puedo decir porque aqui no se sienten los suspiros, ese dia fue bastante duro pero mi gorda lo logro y ahora es que nos falta….detallò todo muy bien desde animalitos hasta la maleza de la Sabana. Lo que no sabia es que te habian dado ganas de llorar, es bella esa tia..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s