Equilibrio

Estándar

No es una noticia nueva que la llegada del bebé supone un desajuste en el sistema de vida al que uno ha estado acostumbrado siempre, lograr el equilibrio perdido es todo un proceso, en el que actualmente estoy transitando. Acostumbrada a trabajar al 100% o entregada a ser esposa en la misma intensidad, ahora no sé cómo ajustar todos estos roles a mi vida cotidiana.

Comencé a trabajar en a media máquina (medios días y otros desde de mi casa) hace un par de semanas. Al principio me sentía un poco extraña estando en la oficina mientras Santiago estaba en la casa, me hacía falta por supuesto, pero sobretodo no podía concentrarme. Esta semana tuve que trabajar dos días tiempo completo, entonces le daba el tetero en la mañana, jugaba con él, venía a almorzar y hacía lo mismo, pero ambos días cuando llegué ya de noche, junto con Gerardo, lo encontraba llorando desconsolado, no era por hambre, ni sueño, ni fastidio…Me extrañaba. Por supuesto, mi llanto entró en esa escena en ambas oportunidades, había sentimiento de culpa, como no, pero sobretodo una impotencia inmensa ¿Qué hacer? ¿Cómo solucionarlo? Tal situación provoca un corto circuito en mi cerebro, porque no sé cómo trabajar a medias, ni cómo ser esposa a medias, ni mucho menos cómo ser mamá a medias, pero sé que eso es lo que hacen todos los padres, porque no se vive para entregarse a una sola cosa, por lo menos no cuando se quiere formar una familia. Supongo que de eso se trata el proceso de adaptación, de ir acomodando cada pieza hasta que todo quede en su lugar, el lugar que queramos darle. Ese es el punto: “el lugar que queramos darle”. Para mi, trabajar es reparador, y por mi salud mental, no creo que pueda dejar de hacerlo, pero también considero que la maternidad requiere calidad de tiempo y dedicación, ni hablar del rol de esposa, pilar fundamental para que todo este complejo funcione sin ruidos, ya que la relación con el bebé no puede ser buena cuando entre los padres no existe una relación fluída.

Saber organizarse es fundamental, horarios establecidos, planes para el trabajo, para la familia y la pareja, y sobretodo la conciencia de que ya no podemos andar por la vida con entrega exclusiva al trabajo, a las compras, al cine y sin mirar el reloj, como cuando no teníamos quien nos reclamara en casa para abrazarnos y jugar con nosotros para poder irse a la cama tranquilo.

Como lo hablaba con una amiga, es toda una carrera de obstáculos que se van superando, unos cuestan más que otros, pero viendo la experiencia de otros, el alivio es que siempre de logra sortearlos, aun con escenas muy emotivas como la que les conté en las que uno cree quedarse y no poder salir nunca. Creo que con esa emoción escribo hoy, muy temprano, luego de una largaa noche, en la que Santiago se despertó llorando y que solo se quedó dormido sobre mi pecho. Él reclama ese mismo equilibro que nosotros buscamos reestrablecer.

Anuncios

Acerca de Fabiola Aponte Silva/CofradíaMamá

Comunicadora social graduada en la UCAB, ejerciendo actualmente en ámbitos inimaginados. Gerente, emprendedora, asesora comunicacional. En su "tercer turno” descubrió información fascinante: el día a día de sus dos hijos, objeto principal de su investigación periodística y de su master en inteligencia emocional y creativa. Comenzó a escribir sus crónicas en https://cofradiamama.wordpress.com/. Twitter @cofradiamama

»

  1. Asi es la vida!!!!!!! todo es adaptación, hasta cuando salen del cascarón.-
    Todo pasa, lo que si digo es que quien nos haya creado, nos supo hacer, para poder hacer todo. Y cada día las responsabilidades de madre, esposa, profesional son más. Nosotras le damos el peso a cada parte de la torta. Para mi mi familia se lelva mucha parte de la torta, como dice FAB el trabajo es mi salud mental. Bye

  2. Hola Dinia, muy revelador tu comentario, es cierto, debemos ver un poco más allá del hoy. Dale mis saludos a tu amiga, qué bueno que cuente con tu apoyo, igual a tu mamá, dile de mi parte que es muy noble ejercer el papel de mamá de forma exclusiva, más allá de lo que hoy extrañe no haber hecho, y seguramente la felicidad de tener a sus hijos bien formados y felices le brinda mucha felicidad. Saludos y gracias por visitarme.

  3. Hola
    Paso por acá por casualidad. No soy mamá pero trato de darle un empujón cuando puedo a una amiga mía. Entiendo que es bien difícil.

    Pero tenés que estar tranquila (en la medida de lo posible!!) que con el tiempo se aprende. Muy importante no dejar tus actividades “extra” fuera de tu vida. El bebé algún día crecerá y costará mucho sentir que eres persona sin él tan dependiente de vos.

    Lo veo con mi madre. En casa todos somos “grandes” y ella me dice: si hubiera salido más y no estar tan encerrada en casa no me sentiría tan extraña ahora que ustedes se van a trabajar.

    Felicidades por el bebé!! Que sean muy felices los tres!!!!!!!!!!!!!!

  4. Dorman, qué bonito comentario, y sobretodo repleto de la sabiduría de quien ya ha pasado por eso.
    Elsa, gracias por estar siempre presente.

  5. Suscribo totalmente el comentario anterior y agrego que tú misma te das las respuestas en tu post. Sigue adelante, lo estás haciendo muy bien. Grrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

  6. Qué te puedo decir?? lo que siempre te digo: “un día a la vez”. Cada día es una experiencia nueva, es un proceso de readaptación a tu propia vida, a la que antes solo te pertenecía a ti…

    Ahora, además de todo lo que ya eras, eres mamá y eso se aprende ejerciendo. Llorarán ambos al principio y asi será en casi todos los principios, porque son primeras veces para los dos y no es facil separarse pero con tiempo, paciencia y confianza todo se supera, tranquila. Él y tú dejarán de llorar y se sentiran felices de dejarse por un rato, tú porque estarás feliz haciendo todo lo demás que tambien forma parte de tu vida y él porque estará ocupado diviertiendose y creciendo como todo niño. Ya verás.

    Lo importante, yo creo, es que él sienta que tu estás y que estáras siempre para él. Confía en ti misma, en tu potencial para poner poco a poco cada cosa en su nuevo lugar, sin presiones, sin apuro, sin comparaciones… es importante que él sienta que mamá está para cuidarlo y quererlo pero tambien es muy importante que sienta que si mamá no está, todo está bien igual… y que mamá llegará pronto y esa será la mejor parte del día.

    T.Q.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s