El salón de los milagros

Estándar

La visita mensual al pediatra se convierte un plan importante del día. Ir horas antes a reservar el cupo y encontrarse con 10 personas por delante, ya son gajes del oficio, así como esperar por lo menos 3 horas a que llegue el turno entre muchos niños, que tosen, gritan, lloran y esperan impacientes que les llegue la hora. Hoy fue particularmente asombroso, se contaron 29 niños, Gerardo no exagera cuando dice que parecía una inmensa procesión en busca de un milagro, solo que en este caso hay que pagar y no son milagros, solo curaciones con medicina tradicional, aunque muchas veces con consejos que nos pueden salvar, sin ninguna duda.

En cualquier caso, me encanta esta rutina mensual. Como hoy, todos los meses espero puntual el día 22, fecha en la que cumple mes, para llevarlo al médico quien le hace su revisión completa. A Santiago le encanta cuando le quito la ropa y lo coloco sobre el papel, primero en la balanza y luego encima de la camilla, porque cuando se mueve cruje bajo su cuerpo y hace todo un escándalo. De vez en cuando le sonríe al médico, como convenciéndolo de que se porte bien con él y lo trate de forma gentil. Aunque hoy no le gustó mucho que el médico le hiciera ejercicios para fortalecer la espalda, parecía un mini atleta en cámara rápida, me sorprendió la flexibilidad y la habilidad del médico para agarrarlo como a un muñeco de trapo. Santiago gritó bastante en este momento, y entendí su protesta, hasta yo lo agarré y no lo quería soltar, mientras el médico me pedía que le hiciera el ejercicio. Recuerdo la primera vez que lo llevé al pediatra, tenía 15 días y le colocaron la vacuna contra la hepatitis, mientras yo lloraba al escuchar su llanto, fue la primera vez que sentí su dolor.  

Anuncios

Acerca de Fabiola Aponte Silva/CofradíaMamá

Comunicadora social graduada en la UCAB, ejerciendo actualmente en ámbitos inimaginados. Gerente, emprendedora, asesora comunicacional. En su "tercer turno” descubrió información fascinante: el día a día de sus dos hijos, objeto principal de su investigación periodística y de su master en inteligencia emocional y creativa. Comenzó a escribir sus crónicas en https://cofradiamama.wordpress.com/. Twitter @cofradiamama

»

  1. que diferente cuando tienes un hijo sanito…..Dios lo bendiga, a Estefania le aterra ese papel de tanto que visito los 2 primeros años el pediatra por enfermedades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s