¿Y tu, cuándo te animas..?

Estándar

Me descubrí haciendo esta pregunta hablando por teléfono con una gran amiga que vive en España cuando me comentaba que estaba leyendo el blog a diario ¿Y tú, cuándo te animas? (obviamente refiriéndome a la maternidad), pregunta equivalente a ¿Cómo va la tesis? en la universidad (interrogante que siempre resultaba antipática porque uno nunca sabía cómo ni cuándo iba a terminar esa asignatura obligatoria que amargó la vida a más de uno).

“¿Y tú cuándo te animas?”, es una pregunta que, en primer lugar, no se le hace a todo el mundo, por una cuestión de respeto a la intimidad del otro. Por otra parte, la respuesta (en el caso de que la persona quiera darla) tiene múltiples variantes, puede ser la social, con una frase tipo “pronto”, o la completa, en la que se explica en detalle los planes o no de tener bebés. Ahora que lo pienso, yo que tanto me cuidaba de esas impertinencias, me he sorprendido últimamente haciendo esa preguntas a varias personas, incluso a gente no muy cercana, a veces creo que se debe a la necesidad de disertar acerca del tema, es esa manía de alimentar el ego intelectual de quien todo lo discute, lo analiza, lo arma, como única manera de digerirlo. Me estoy dejando de eso, pero no estoy curada completamente.

Pero si lo veo desde un punto de vista, más ingenuo quizá, entrevistar al otro sobre ese tema, habla de una necesidad más humana. Es como tener un juguete nuevo: uno quiere compartir la emoción de tenerlo, leer con otro las instrucciones del juego y al final reunirse a comentar cómo lo juega cada uno y enriquecer la actividad con las experiencias de otros, aun cuando sean teóricas. Viéndolo así, puede ser que me siga permitiendo esas impertinencias.

Hay parejas que deciden seguir sin hijos por muchos años (para extender el disfrute de la vida loca), otras que los tienen temprano (para que los hijos no les digan abuelos), unas que nunca los tienen (porque no quieren responsabilizarse por otros) y tantos otros casos, cada uno blindado con muchas explicaciones bien fundamentadas. En cualquier caso, no falta quien haga la pregunta porque es mandatorio eso de tener hijos luego de casarse, ni siquiera creo que sea con mala intención, sino por un esquema de “deber ser”que está internalizado desde hace siglos de civilización. Son los mismos que preguntan “cuándo te casas” cuando ya tienes unos cuantos años de novios, o “cuándo encargan el otro” cuando apenas estás recién parido. Estos casos merecen respuestas sociales (“pronto”, “está en los planes”, “ya te avisaremos”), o si uno está de buenas, puede soltar más prenda. Lo importante es estar preparado para cualquier respuesta o para no recibir ninguna, y en el mejor de los casos para una invitación a un café, quizá una copa de vino, para conversar ampliamente sobre el tema, no para convencer a nadie ni para descubrir el agua tibia, sino para abrirse a otros puntos de vista y darle un fresquito a pensamientos rígidos propios.

Y tú que lees este artículo, ¿cuándo te animas..? ¿..O cuándo encargas otro?

Anuncios

Acerca de Fabiola Aponte Silva/CofradíaMamá

Comunicadora social graduada en la UCAB, ejerciendo actualmente en ámbitos inimaginados. Gerente, emprendedora, asesora comunicacional. En su "tercer turno” descubrió información fascinante: el día a día de sus dos hijos, objeto principal de su investigación periodística y de su master en inteligencia emocional y creativa. Comenzó a escribir sus crónicas en https://cofradiamama.wordpress.com/. Twitter @cofradiamama

»

  1. eppppa dejen quieta a la doña de 60, cual es el problema….mi mama dio a luz a los 30 y fijense igualito quede huerfana de 24 osea cual es el problema?

  2. Entrepitura es, no hay duda, por más que lo disfrace jajaja. Sí, supe lo de la doña de 60, lástima que el chamo vaya a quedar huérfano a una edad muy joven, seguro la señora no pensó en eso, solo pensó en ella.

  3. Te voy a decir algo, de cualquier manera que lo preguntes es una entrepitura, como dicen las viejas… o las doñas. De todas maneras, déjame decirte que si una mujer dijo que tenía 50 y dele para un tratamiento de fertilidad y después que tuvo el hijo reveló que tenía 60 y dele, todo es posible en este mundo de locos, al que no le queda mucho…

  4. Sí, por eso, he estado un poco imprudente al respecto, pero creo que es más por necesidad de que me acompañen en mi nuevo estado que otra cosa. Tu mensaje me gusta, es esperanzador, sobretodo para las “primigestas añosas”.

  5. He sorprendido a Fabi haciéndole la pregunta a varias de sus amigas y le he dicho que si ella ahora se ha convertido en un engranaje más de la presión social que tienen las muejeres, sobre todo las profesionales que dejan en el límite de su fertilidad la llegada del hijo. Las vivencias me han enseñado que ser padre una de las mejores experiencias de la vida y dejarlo para “un poquito más tarde” puede hacer que uno lo disfrute y valore más, pero la contradicción está en que eso va en contra del reloj biológico. Creo que al final las mujeres lograran, envejeceran más tarde y podrán hacer todo lo que se propongan en la vida, incluso ser madres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s