“Estoy convencida de que mi misión en esta vida es ser madre” (por Yadira)

Estándar

El lunes en la tarde tuve que buscar de urgencia a Luis Fernando en el colegio. Tiene gastroenteritis causada por adenovirus y rotavirus. Este tipo de infección causa deposiciones (diarrea) y vomitos, por lo que la deshidratación es muchas veces mortal para los niños si no se tiene los cuidados necesarios y la debida atención; de igual manera produce estado febril intenso que puede sobrepasar los 40º centígrados.

Es la primera vez que mi niño se enferma de este modo, ya que él ha tenido una inmunización más que completa, a través de la lactancia materna y de la aplicación a tiempo de las respectivas vacunas.

Ayer en la tarde, después que estuvieron listos los resultados de los exámenes de laboratorio, la doctora Silvia (mami de Ana C) vio a Luisfer en la consulta y se inició el ataque formal de la enfermedad.

Entre ayer y hoy es poco lo que he podido hacer. Tan sólo cuidar de él. Que es bastante. Que es mi misión de vida, en realidad. Por eso les escribo. Más que para contarles sobre lo que le pasa a él, es para contarles sobre lo que me pasó a mi ayer.

La verdad lo hago porque entre lo poco que lei del blog de Fabi (el domingo no pude leer mucho) y entre el corri-corri de estos días con lo de Luisfer, me siento más que conmovida, diría que obligada a hacerles partícipe de esta experiencia:

(…) Luis Fernando se me acercó y me dijo que tenía mucho frío. Temblaba. Muchísimo. Estábamos solos en el apartamento. Veníamos llegando de la clínica. Le acababan de sacar la sangre. Lo toqué y efectivamente era lo que temía: estaba hirviendo. La fiebre subió en un dos por tres. Busqué de inmediato el termómetro digital para comprobar cuánto tenía; pero empezó a temblar más y más. Lo acosté y corrí a buscar el supositorio en la nevera. Pensé: igual se lo pongo, pero cuando llegué al cuarto y lo desvestí me di cuenta que sus manos y pies estaban helados. La boca, manitos y pies estaban moradas. Recordé que cuando la fiebre está en su punto más elevado las manos y los pies se enfrían y me aterré.

Estaba como desvanecido. Volvi a pensar: Dios santo, si le pasa algo a mi hijo, él es mi responsabilidad, no puedo fallar. ¡¡¡Porque yo también estaba temblando¡¡¡ Tenía tanto miedo a que la fiebre le siguiera subiendo, a que mi niño convulsionara allí delante de mi y yo no pudiera ayudarlo. Y reaccioné, fueron fracciones de segundos, pero le coloqué su supositorio, el Ibutan en la boca, lo ayudé a que tragara. Después le tomé la temperatura cada 15 minutos y me tranquilicé. Bajó la fiebre. Gracias a Dios (…)

Estoy convencida de que mi misión en esta vida es ser madre.

Amo a mi hijo Luis Fernando tanto como seguramente mi Gladys nos quiso a mi y a mi hermano José; como me querría mi Oti; como muchas madres aman a sus hijos. El amor de madre es indescriptible

Anuncios

Acerca de Fabiola Aponte Silva/CofradíaMamá

Comunicadora social graduada en la UCAB, ejerciendo actualmente en ámbitos inimaginados. Gerente, emprendedora, asesora comunicacional. En su "tercer turno” descubrió información fascinante: el día a día de sus dos hijos, objeto principal de su investigación periodística y de su master en inteligencia emocional y creativa. Comenzó a escribir sus crónicas en https://cofradiamama.wordpress.com/. Twitter @cofradiamama

Un comentario »

  1. Mi misión en la vida tambien es ser madre!!! Alli es donde más te das cuenta cuando se enferman!!!, una fiebre, una tos, una diarrea, es impresionante pero es cuando ellos más te necesitan!!!!!!! son tan indefensos, se agarran de tu cuello, mi mamá mia, mi mamá., y alli estamos nosotras, se te olvida comer, dormir, bañarte, y cada 15 minutos viendo como evolucionan. A mi tambien lo peor que me ha tocado en los 2 añitos devicky ha sido el bendito rotavirus, estuve 5 días hospitalizada con ella, Victoria, mi mamá y yo. Mi mamá porque a pesar de ser abuelas son las mejores madres. No vi el sol, no me atrevía ni bajar al cafetin de la clinica, dormía con ella en la cama de la clínica, mi mamá a nuestro lado… De verdad que es duro pero luego se gratifica con sus sonrisas y sus palabras. Amo a pesar de todo lo fuerte que es SER MADRE!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s