La Matrix o fuerzas divinas

Estándar

Si existiera (quién dice que no) la famosa “matrix” de la que habla la película, diría que me programaron para poder proyectarme en otros, a personajes en algún momento de mi vida, no comprendí. Luego de la intensa experiencia vivida en el postparto, comencé a proyectarme en otros con una intensidad emocional e incluso física que muchas veces llegaba a asustarme. Era como si tuviera que aprender así la necesidad de afecto y compañía que tienen tantas personas.., por ejemplo, la señora viuda que está todo el día mirando desde su ventana buscando conversación con cualquiera que pase frente a su casa, ávida de cariño, y a quien muchas veces la hubiera catalogado como a una señora quisquillosa que no tiene nada que hacer, y ahora quería ir a abrazarla y acompañarla un rato, y qué importa si la conversación era aburrida.

Pude sentir, a través del postperatorio de mi papá, la angustia de quien casi muere en el quirófano con un paro cardíaco en el inicio de la operación, y que luego regresa tan vivo y con ganas de hacer tantas cosas, y tan pocas permitidas por su reposo, que camina de un lado a otro buscándole sentido a una vida ahora limitada por cuidados y reposo. Quería tener la agenda llena, encargarse de otros como antes lo hacía, por eso hacer la cena para mis amigos lo llenaba de vida, se sentía útil, y era como si estuviera pasando a mi cuando buscaba cualquier actividad distinta a la maternidad para dejar de pensar un rato; lo entendía tanto.

Así con muchos casos, el de la tía divorciada cuyos hijos ya empezaban a volar del nido, mientras ella comenzaba a buscar actividades que llenaran el vacío que se instalaría en su vida para siempre ¿Cómo se siente ella como mamá? ¿Y sus hijos? Todos sufrían este proceso, podía ser yo, podía ser mi hijo…

El señor mayor, enfermo y senil, que mantiene a su esposa a su lado, cuidándolo a costa de su propia enfermad; ella, con miedo a dejarlo y a acompañarlo al mismo tiempo. Cómo se siente él, ¿siendo una carga? Cómo se siente ella, ¿cansada, triste, culpable? ¿Cómo manejan sus hijos esa situación cuando ya han salido de su casa y armado sus propias vidas? También estaba esa doña que todos conocimos en algún momento, que se sabe la vida de todos sus vecinos, resulta que como es ama de casa y poco puede salir, convierte en chisme su soledad, su necesidad de saber de otros para no darse tiempo a sentirse tan sola o a rescatar en la vida de otros esa actividad que ya no tiene en la propia.

Yo podía sentir todas esas emociones. Las vivía como propias futurizando mi vida. Entonces paseaba por la urbanización mientras paseaba al bebé, buscando a alguien con quien hablar, la viuda, la abuela, el jardinero, el vigilante… A algunos les hacía compañía a otros le contaba lo que estaba viviendo. Yo, en otra época tan reservada e introvertida, había logrado, a través de este proceso emocional tantas veces desgarrador, acercarme a otros o por lo menos intentarlo.

Sino fuera la Matrix sino Dios, diría que me estaba conectando con mis sentimientos más profundos, que estaba tumbando la coraza, quizá para convertirme en mamá, en mejor persona y poder tender puentes a la gente cercana o ausente. Quizá era Santiago que había llegado para sanarme…

Anuncios

Acerca de Fabiola Aponte Silva/CofradíaMamá

Comunicadora social graduada en la UCAB, ejerciendo actualmente en ámbitos inimaginados. Gerente, emprendedora, asesora comunicacional. En su "tercer turno” descubrió información fascinante: el día a día de sus dos hijos, objeto principal de su investigación periodística y de su master en inteligencia emocional y creativa. Comenzó a escribir sus crónicas en https://cofradiamama.wordpress.com/. Twitter @cofradiamama

»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s