Los tres primeros meses son los peores…

Estándar

Esa fue la sentencia de la mayoría de las madres que consultaba. Aguanté entonces con dignidad de 3 largos meses en los que las náuseas era mi condición normal y los vómitos un hábito repetitivo. Mientras asimilaba los cambios que ya mi cuerpo comenzaba a evidenciar, mi organismo rechaza ese pequeñito que apenas comenzaba a desarrollarse, hasta que al final cae rendido y acepta que durante más de 30 semanas tendrá que darle cabida a la vida. El malestar no me dejaba disfrutar de mi nuevo estado, sin contar con el hierro que tuve que empezar a tomar, que sabía a tierra podrida y, por supuestos, maximizaba las náuseas a su punto extremo. Sin contar los perfumes, la parchita, el pescado o cualquier intento de olor que se atravezara en mi nariz. Menos mal pasó, y fue solo entonces cuando tuve ánimos de empezar los preparativos para la llegada del bebé.

Anuncios

Acerca de Fabiola Aponte Silva/CofradíaMamá

Comunicadora social graduada en la UCAB, ejerciendo actualmente en ámbitos inimaginados. Gerente, emprendedora, asesora comunicacional. En su "tercer turno” descubrió información fascinante: el día a día de sus dos hijos, objeto principal de su investigación periodística y de su master en inteligencia emocional y creativa. Comenzó a escribir sus crónicas en https://cofradiamama.wordpress.com/. Twitter @cofradiamama

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s