Enfermas e incomprendidas

Estándar

Todas la experiencias son únicas e irrepetibles, y eso se debe a que cada persona tiene su historia exclusiva. Cuento mi historia de depresión postparto sin ánimos de asustar a nadie, solo con la intención de ayudar a quienes piensen que la están padeciendo a buscar ayuda.

Si bien pienso que la depresión es una de las peores enfermedades, ya que la mayoría de las personas no la consideran una enfermedad sino un estado de ánimo del que uno puede salir yendo a la peluquería o de compras, por lo que quienes la sufren son, además, unos incomprendidos. Ahora imaginen esta enfermedad en un contexto en el que se supone que “la mujer está en su estado natural más perfecto y sublime: tiene un bebé, qué más le puede pedir a la vida”; esa percepción generalizada, esa fantasía instalada comodamente en el colectivo, hace de la depresión una cruz aun más pesada de cargar para recien estrenada madre.

Anuncios

Acerca de Fabiola Aponte Silva/CofradíaMamá

Comunicadora social graduada en la UCAB, ejerciendo actualmente en ámbitos inimaginados. Gerente, emprendedora, asesora comunicacional. En su "tercer turno” descubrió información fascinante: el día a día de sus dos hijos, objeto principal de su investigación periodística y de su master en inteligencia emocional y creativa. Comenzó a escribir sus crónicas en https://cofradiamama.wordpress.com/. Twitter @cofradiamama

»

  1. Incomprendida,sola,desesperada…..no soy primeriza,este es mi tercer hijo,con los anteriores padecí algo de trisreza post parto…no tanto con mi primer hijo,pero si con mi hija,ya que me encontraba separada de mi pareja y sabiendo que el esperaba otro hijo con otra mujer (esa vez era comprensible y hasta esperable una depresión,y asi y todo la supere ..)
    Hoy estoy felizmente en pareja,con un hombre sano,bueno,cariñoso conmigo y con mis hijos,que me ayuda y me acompaña,y el embarazo fue buscado y vivido con inmensa alegria…
    Pero desde que mi hijo nació que no puedo con esta depresion que siento…añoro viejas epocas donde eramos solo mis dos hijos mayores y yo…me siento dolorida,sucia,cansada,impotente ante la realidad…como si estuviese viendo una pelicula desde afuera…las cosas mas cotidianas,como hacer la comida,se transforman en un desafio enorme…no quiero salir a la calle y menos sacar al bebe…Realmente es un suplicio!!!
    Pocas personas me entienden,solo las q pasaron x alguna depresion…los demas solo me dicen basta,q no sea egoista,q no sea mala..Por Dios,es q no entienden q no es algo q pueda manejar!!!Cuanto mal me hacen sin saberlo!!!
    Tengo todo para ser feliz,mi bebe es sano,un marido bueno,dos hijos comprensivos y contentos con la llegada de un hermano…y aun asi no puedo!!!!
    Recurri a un especialista y me recetó medicamentos…Fluoxetina,la cual ya tome hace años y me hizo muy bien,pero…ahora tendria q dejar de amamantar (tarea q no me es nada facil,debo admitir con mucha culpa,q hasta me pesa!)…y realmente no quiero dejar de amamtar a mi bebe…siento q es lo unico bueno q le estoy dando como mamá…pero a su vez necesito estar bien para poder cuidarlo a el y a mis hijos,y no arruinarle a mi marido este hermoso momento del nacimiento de su primer hijo…
    Realmente estoy en un dilema….es como un pozo oscuro del cual no puedo salir,ya ni ganas de vivir tengo….

    • Hola Sabina, es muy duro lo que cuentas, eres muy valiente en admitirlo y estoy segura de que saldrás de esto, no olvides, un día a la vez. Espero que nos cuentes cómo te has sentido, no estás sola! Un gran abrazo!

  2. Todos somos así en algún momento de nuestras vidas. Incluso me recuerdo haciendo comentarios ligeros sobre personas depresivas. Solo la experiencia de vivirlo, ya sea por uno mismo o por alguien cercano, te sacude y uno entra en razón para entenderlo o por lo menos respetarlo.

  3. Sí, la verdad es que hay mucho desconocimiento sobre el tema. Uno mismo tiende a pensar que “no es nada” o a no darle la importancia que se merece. Nunca he padecido algo similar y ojalá que nunca me pase. Eso hace más difícil entender. Porque en este caso, creo y como bien apuntas, sólo el que la padece, sabe lo que es. Dios quiera también que, además de nunca padecer depresión, también tenga la suficiente sensibilidad y apertura de mente y espíritu para entender la situación de alguien cercano que la padezca y ayudarlo en lo posible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s